fbpx

¡Llegó la época más linda del año, la primavera!, pero con ella llegan también las molestas alergias producidas por el aumento del polvo y el polen que tanto daño hacen a la productividad de los trabajadores y bienestar de las personas en general. 

La Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) ofrece una serie de recomendaciones para evitar las alergias de primavera. En esta oportunidad queremos profundizar en la importancia de la limpieza a fondo en esta época del año, para reducir las posibilidad de que trabajadores, clientes y visitantes padezcan problemas respiratorios o dermatitis. 

Aplicando esta esta guía de 7 días de aseo, puedes eliminar los factores de alergia que pueden desencadenar en bajas laborales temporales, estrés y malestar general, entre otras:

Día 1: Limpia alfombras, tapicerías y cortinas: Abre las ventanas para dejar salir la humedad y olores que se han acumulado en invierno. Aspira muy bien los muebles tapizados. También es importante lavar las alfombras. Con una una máquina abrillantadora este trabajo se aligera bastante y es mucho más efectivo que hacerlo manualmente. Aspira las cortinas y  si están muy sucias, lávalas.

Día 2: Lava techos y paredes: especialmente los de las zonas de alto tráfico. Si tienen pintura plástica, límpialos con una esponja suave ocupando un desinfectante para quitarles la suciedad; luego sécalos con un paño absorbente o mopa.  ¡El cambio será instantáneo!

Día 3: Vidrios de puertas y ventanas impecables: Como los días comienzan a ser más luminosos, recuerda limpiarlos muy bien. Ocupa un producto líquido limpia vidrios que no deje marcas al pasarlo y ayúdate con un mango lavador con piel que te permita cubrir con facilidad toda el área. ¡Deja entrar la luz de la primavera!

Día 4: Lustra puertas y ventanas: aunque puedan parecer limpias, si las ves a contraluz te darás cuenta de las marcas de dedos que tienen. Lo mejor es quitarles el polvo y limpiarlas con un producto especial para madera, sacándoles brillo luego con un paño suave. También considera el marco y los rodapiés.

Día 5: Computadora  y teléfono sin bacterias:  Los equipos electrónicos de uso diario puedes acumular más bacterias que la taza de un W.C. Sacude hacia abajo el teclado para quitar todo el polvo que pueda tener acumulado entre las rendijas. Además, si las teclas están grasientas, utiliza un algodón (o bastoncillo), imprégnalo con un producto desinfectante como alcohol y pásalo con suavidad para no borrar las letras. Asimismo al auricular y cables del teléfono de escritorio, debes desinfectarlo muy bien. 

Día 6: Pisos sin polvo y renovados: Lo primero a considerar es el tipo de superficie a limpiar para no causarle daños. Bárrelo con un escobillón suave  para eliminar el polvo y luego aplica un producto de tratamiento de pisos adecuado que desinfecte y ayude a  recuperar su brillo. Si el piso es de cerámica, flotante, de madera, de mármol, amerita un tratamiento diferente. Luego, ocupa una mopa seca para evitar que queden marcas. 

Día 7: Aire limpio y purificado: evitar que los trabajadores y visitantes respiren aire contaminado por elementos alergénicos, puedes instalar un sistema profesional de purificación de aire . Además de eliminar los virus, bacterias, hongos y polvos, este sistema distribuye automáticamente un agradable olor en el entorno que produzca sensación de confort. 

Con mejor salud, los días que se vienen pueden ser más felices. 

En este sitio web puedes conseguir todos los productos que necesitas para limpiar, desinfectar y hacer mantención a tus espacios de trabajo.

Facebook
Twitter
Instagram
×